Ana María Buitron

“Desatadas”

Ana María Buitron, nos comparte sobre su proyecto, “Desatadas”.

AMB: ”Desatadas” es un proyecto que nació como la búsqueda de mi identidad en la sociedad en la que crecí. Me pareció necesario entender cómo sienten otras mujeres temas que me tocaban, que me daban vuelta la cabeza todos los días.


Así, a finales de 2016 empecé a acercarme a mujeres para conocer la relación que han establecido con su cabello. La sorpresa fue inmensa, fue linda… empecé e escuchar tantas historias de aceptación, de dolor, de lucha, de cambio, y todo esto se manifiesta en la forma en que todas estas mujeres llevan su cabellera, en la estética de cada una.

Este es un proyecto en curso que cuenta historias de mujeres a través de retratos y testimonios escritos y en audio. Muestra cómo la identidad, social o étnica, y las emociones se reflejan a través de la estética del cabello y cómo nuestras representaciones pueden quebrarse a raíz de experiencias particulares.


FA: Sabemos que tu proyecto está en proceso y que no solamente está compuesto por fotografías. Hemos podido ver en tu web que las imágenes están acompañadas de texto y que también se están generando entrevistas en video. Cuéntanos hacia dónde va el proyecto y si tiene un formato final y a qué público diriges este trabajo?

AMB: El proyecto se ha convertido en una “trenza audiovisual”, se compone de retratos fotográficos, testimonios y productos audiovisuales.
Nuestro primer objetivo es pensar en una exposición abierta a todo el mundo, y lo digo “nuestro” porque Ana María Prieto (realizadora audiovisual) se ha sumado a Desatadas para dirigir los videos que acompañarán a este proyecto.


>

La exposición la queremos realizar en 2019, será un montaje que propone una experiencia interactiva donde el visitante pueda continuar con el ejercicio de dejar su testimonio y seguir fotografiándose. La expo tendrá fotografías impresas y elementos para sumergirse en los productos audiovisuales, en los que podrán escuchar los testimonios de casi todas las mujeres que hemos entrevistado y conocerlas en clips de video.

El público es tan amplio y variado como las historias de las mujeres. Queremos que hombres, mujeres, jóvenes y niñ@s pueda vivir esta experiencia.


FA: ¿Cuál fue el proceso al realizar este proyecto?

AMB: El proyecto inició cuando yo entrevistaba a varias mujeres, las retrataba con fotografías y les pedía que escriban su testimonio. Ana María Prieto conoció del proyecto y con emoción me propuso ser parte desde el lado audiovisual y juntas decidimos aplicar a los fondos concursables del Ministerio de Cultura.
Al ganar estos fondos organizamos mejor nuestros procesos de trabajo y fortalecimos el desarrollo del proyecto durante 2018. 


Publicamos una convocatorio en redes sociales y en periódicos a nivel nacional, invitamos a todas las mujeres que quisieran contarnos las historias que plasman en su cabello.
La convocatoria fue masiva, fue tan increíble! Nos escribieron más de 140 mujeres! Con el tiempo vamos entrevistando a algunas de ellas, hasta ahora hemos conversado con 50.
Después de las entrevistas de audio, procedemos a seleccionar a algunas de las mujeres para construir los retratos fotográficos y a la par también seleccionamos a las mujeres que queremos retratarles en video.


FA: Tu proyecto habla sobre la identidad y las emociones de la mujer en el Ecuador. Cómo están tomando ellas la idea de este proyecto? Crees que la fotografía podría cumplir un rol de terapia o catarsis en estos encuentros?

AMB: Desde hace algunos años decidí que es muy importante para mí crear proyectos que ayuden a que las personas eleven su voz, para que a través de herramientas como la fotografía puedan expresarse. Desatadas, es un proyecto que acoge a todas las mujeres que tienen necesidad de conversar, de decir. Todas las mujeres que se han acercado y han contado su historia consideran que es un ejercicio liberador, casi tan cercano a un diván, donde sus relatos reafirman, temen y se enjuagan.
A partir de ello confirmo que las mujeres necesitamos espacios seguros en los que podamos hablar sin sentirnos juzgadas o vulneradas.



FA: ¿Es la primera vez que abordas el tema de la identidad y las emociones de la mujer?

AMB: Sí. Y la experiencia ha sido tan poderosa, tan sensible, que siento mucha responsabilidad en la forma en la que voy a mostrar los relatos de todas ellas.  A partir de esta experiencia quiero continuar con proyectos que involucren la visión de nosotras las mujeres.



FA: Cuéntanos tus proyectos actuales relacionados con la fotografía, sean proyectos personales o comerciales.

AMB: Estoy trabajando un proyecto de fotografía documental que habla sobre la cotidianidad de las mujeres campesinas que se encuentran afectadas por el cambio climático.


FA: ¿Cómo ves la fotografía documental en el Ecuador?

AMB: Me emociona que cada día somos más los fotógraf@s que contamos cómo vemos el Ecuador y cómo transitamos los espacios. No somos muchas mujeres, ojalá cada vez seamos más y podamos organizar colectivos de trabajo. Me atrapan las formas en las que los fotógrafos ecuatorianos estamos explorando nuestra historia y nuestra identidad; también me gustaría ver imágenes más experimentales y al decir esto, me encantaría a mí transitar por esos espacios y creaciones.