Carol Ross

“Feminaturaleza”

Carol Ross, fotógrafa seleccionada en la categoría profesional nos cuenta un poco sobre su acercamiento a la fotografía y sobre cómo nace la idea de su proyecto “Feminaturaleza”, presentado a Foto Álbum.

CR: Desde pequeña me incliné por las artes visuales especialmente por la pintura, cuando tenía 16 años llegó a mis manos una revista de las 100 mejores fotos del año de National Geographic, entonces me enamoré y supe que quería tener una cámara profesional para crear imágenes, en 2010 entré a un curso de fotografía en Guayaquil, luego me decidí por la carrera y actualmente soy docente, la fotografía ha sido un camino de aprendizaje y autoconocimiento en donde la cámara se ha convertido en el medio para exteriorizar los sentimientos o pulsiones que de alguna forma me atraviesan como persona, así como un descubrir constante de formas y comportamientos del ser humano y la naturaleza.

La serie “Feminaturaleza” surge de una búsqueda por encontrar lo extraordinario dentro de lo cotidiano en mi relación con la naturaleza, crecí en un pueblo en la provincia de Los Ríos yendo al campo todas las semanas, he admirado siempre la forma de las plantas y la capacidad creadora-sustentadora que tienen para brindarnos, este proyecto surge de observar la feminidad intrínseca en estas formas y comportamientos como una analogía del ser-mujer.

Las mujeres somos cíclicas como la tierra, como la luna, como el universo. Desde nuestra primera menstruación hasta la menopausia, nuestra realidad como mujeres conlleva cambios continuos con cada ciclo menstrual, así como cada ciclo menstrual nos lleva por ritmos cambiantes de nuestra energía, sexualidad y creatividad. En las imágenes, las formas de la naturaleza adquieren un nuevo significado al ser re- contextualizadas para evocar nuestro cuerpo-estado femenino y sus procesos naturales, siendo la vulva el símbolo esencial, trato de valerme del recurso de la poesía visual para revelar otras narrativas posibles que bordean la fotografía documental.



FA: ¿Cuáles fueron los retos con los que te encontraste al realizar el proyecto y cuánto tiempo te ha tomado desarrollarlo?

CR: Decidí hacer el proyecto con mi cámara análoga de 35mm que tiene una fuga de luz, el mayor reto fue tener la cámara a la mano con suficiente rollo cuando encontraba escenas o elementos que me interesaban ya que hacía varios disparos, hubo ocasiones en donde sabía que iba a viajar al campo y no había rollos en Guayaquil, entonces decidí con calma viajar específicamente para encontrar estas formas, de pronto encontraba más de lo que pensaba, tomar las fotos y armar la serie me tomó casi 1 año. Espero seguir encontrando feminaturalezas a lo largo de la vida.



FA: ¿Cómo ves la fotografía documental en el Ecuador?

CR: Creo que la fotografía documental es el campo más explorado en Ecuador debido a la naturaleza misma de la fotografía, de hecho la primera vez que agarramos una cámara lo hicimos por la necesidad de registrar o documentar algo. Sí he notado un crecimiento de fotógrafos y colectivos consolidados que están haciendo de la fotografía documental un oficio y una plataforma para visibilizar e internacionalizar diversas historias y condiciones de vida en el país, y por ende de la propia fotografía. Sin embargo creo también que en el amplio campo del género documental nos hace falta seguir explorando o creando nuevos sub-géneros para enriquecer el lenguaje fotográfico a nivel local.



FA: ¿Nos quieres contar acerca de nuevos proyectos que tengas en mente u otros proyectos que hayas realizado en tu trayectoria?

CR: Actualmente estoy trabajando un proyecto colectivo que se llama “Mujeres mirando” somos tres mujeres interculturales que venimos compartiendo la amistad y los viajes a la selva desde hace más de 10 años. El proyecto es la recopilación de imágenes que se cruzan, la mirada de Manuela Ima (Waorani) Romelia Papue (Kiwchua) y la mía que soy mestiza en un recorrido por la historia y el rol de la mujer waorani desde el contacto inicial hasta la presente civilización, realizamos la primera muestra en Puyo y estamos trabajando en las siguientes muestras en Quito y Guayaquil, Les dejo un párrafo bastante acertado del texto que escribió Cristina Mancero para Terra Incógnita: “Es relevante entonces esta muestra de formas de ver, de modos de relacionarse, de maneras de conectarse y de resistir: contar desde las vísceras o desde el conocimiento técnico, desde el hecho de ser parte de una comunidad o de ser externa a ella; contar desde las elecciones que han hecho estas mujeres en un campo dominado por hombres y por una visión occidentalizada. Resistir. Desde el conocimiento y desde las vísceras. Pero resistir.”

Pueden conocer más de proyecto en el Instagram @mujeresmirando (Onkiyenani Aranipa)