Gabriela Portaluppi

“Este no es el paraíso”

Gabriela Portaluppi, fotógrafa seleccionada en la categoría profesionales nos comparte sobre su acercamiento a la fotografía y sobre su proyecto, “Este no es el paraíso”.

GP: Un día me preguntaron por qué me gustaban tanto los zoológicos y los acuarios, siendo yo una amadora de los animales. Muchas de las personas que me preguntaban eso, tenían razón, coincido con ellos, es la manera más triste de verlos.

Empecé a reflexionar sobre esto e intenté buscar una respuesta visitándolos más a menudo usando la fotografía para retratar lo que más me llamaba la atención, como respuesta vi que me sentía cada vez más atraída a estos sitios, descubrí mi fascinación por los lugares en los que se encontraban y cómo el ser humano se esfuerza para crear un mundo de falso de paredes que simulan selvas y piedras hechas de cemento, solo para que el público tenga una idea de cómo sería su verdadero entorno.

Pero no lo es, llegamos a normalizarlo y a disfrutarlo como espectáculo cotidiano olvidando que ellos no pertenecen ahí, pero realizando este proyecto ellos me recordaron que no es así…


Desde pequeña tuve interés en la fotografía, pero no fue hasta que entré a la universidad cuando empecé a tomármelo más en serio. Luego cuando decidí estudiar cine se convirtió en mi herramienta para mi trabajo como Directora de Fotografía y empecé a pasar mucho tiempo en el laboratorio (todavía no tenía los recursos para comprarme una cámara digital).

En el 2012 decidí dedicarme enteramente a la fotografía y me fui a estudiar un Postgrado para aprender a desarrollar un proyecto. Mi trabajo final fue el que me llevó a México para realizar el Seminario de Fotografía Contemporánea en el Centro de la Imagen. Fue ahí donde empecé el trabajo sobre los animales, al principio tuve la idea de hacer como una especie de cuento que hable de la maldad humana a través de ellos, pero tras visitar muchas veces el zoológico la idea inicial fue cambiando, y me interesé más por los lugares donde vivían, así empecé a visitar cada zoo de las ciudades que visitaba y terminé realizando el proyecto “Este no es el paraíso”.


FA: ¿Cuáles fueron los retos con los que te encontraste al realizar el proyecto y cuánto tiempo te ha tomado desarrollarlo?

GP: El proyecto lo comencé en 2015 y lo terminé este año (2018) porque necesitaba cerrarlo, sentía que ya no era muy coherente realizar un trabajo sobre el encierro de los animales y seguir pagando a estos lugares (excepto al de México que es gratis y es donde se realizaron la mayoría de las fotos). Uno de los retos fue concretar la idea, sabía que había algo que me molestaba de estos lugares pero no sabía como definirlo, creo que el reto principal lo tengo ahora, cuando es el momento de moverlo y darle la difusión adecuada.


FA: ¿Cómo ves la fotografía documental en el Ecuador?

GP: Espero no sonar pesada con lo que voy a decir, pero he tenido la oportunidad de estudiar fotografía en algunos países y esto me ha ayudado a ver de cierta forma el panorama que hay en Ecuador. Creo que tenemos una ventaja y es que la fotografía no ha sido explotada como en otros lugares, creo que en Ecuador lo documental todavía es más fuerte que el artístico (no significa que uno de los dos sea mejor) pero al no tener tantos lugares donde exponer veo que es más importante para los fotógrafos ecuatorianos contar una historia que vender una obra y eso lo veo muy positivo.



FA: ¿Tienes nuevos proyectos en mente, nos puedes contar sobre otros proyectos que hayas realizado en tu trayectoria?

GP: El primer proyecto que realicé como trabajo final del postgrado fue sobre objetos familiares, en el siguiente me centré en la observación de animales. Para el proyecto que estoy trabajando ahora quería ser más participativa. Escogí tratar el tema de los galgos en España, que si bien es una tradición de varios siglos actualmente es un problema por la vida “útil” que estos animales tienen para la caza o carreras y luego son abandonados o asesinados. He decidido trabajar por capítulos y en este primer capítulo me centraré en los dueños de los galgos que los usan para estos fines, luego seguiré con el tema del abandono y las adopciones.